Tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación.

Tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación.

LA HOAC DE JAÉN SE PREPARA PARA LA NAVIDAD ENTRE AMIGOS, FAMILIARES Y SIMPATIZANTES PARA COMPARTIR Y EXPERIMENTAR LA FUERZA DE LA ESPERANZA MÁS ALLÁ DE LAS DIFICULTADES DEL PRESENTE.

Este fin de semana militantes y amigos de la HOAC se han unido para celebrar la preparación de la de Navidad en la Parroquia de San Juan Bosco. José González, consiliario de la HOAC, ha animado la celebración.

             Comenzó la celebración recordando la celebración del 75 aniversario de la HOAC como encuentro entre la Iglesia y el mundo obrero, manifestando que la alegría de la Navidad es también la alegría de pertenecer a una comunidad donde sus militantes se han comprometido en poner la dignidad de los trabajadores más empobrecidos y la defensa del trabajo digno en el centro de sus vidas y de su compromiso social y eclesial.

           Un compromiso que se plantea durante años derribar los muros de un sistema que empobrece y descarta y de tender puentes en transformar ese sistema caminando junto a las personas empobrecidas, precarizadas y paradas para construir juntos “el sueño de la fraternidad” en un orden social y político cuya alma sea la caridad política como dice el Papa en la “Fratelli Tutti”.

           Después de leer un texto de Rovirosa, promotor de la HOAC, sobre ese Dios hecho debilidad en el amor, y otro texto del Papa acerca de la ternura como amor cercano y concreto, compartimos  las necesidades de nuestros y nuestras compañeras de trabajo en los recovecos de esa vida obrera para ponerlas frente al Jesús que nos nace como propuesta de liberación.

Tras ese espacio de  contemplación comunicamos nuestra experiencia, iluminándola después con la lectura de la Palabra de Dios: Dios nace y se hace carne, se hace historia humana, se hace debilidad y se pone en nuestras manos.

La escucha y la interiorización de la Palabra nos dispone mejor a cuidar la fragilidad de manera tierna y fecunda para hacernos cargo de la situación de nuestros hermanos, siendo capaces de trabajar con ellos en restaurar su dignidad.

Nos comprometimos a vivir esa explosión de ternura que, en palabras del Papa Francisco, es el amor cercano y concreto, que nace del corazón y llega a los ojos, a los oídos y a las manos; a los más pequeños, los más débiles, los más pobres, que son los que deben enternecernos a nosotros y a las instituciones. Tienen derecho de llenarnos el alma y el corazón. Nos comprometimos a vaciarnos de los que nos impide llenarnos de esa ternura, siendo el niño Dios de la Navidad quien nos llene hecho ternura.

Terminamos la celebración unidos en la entonación de un villancico alrededor del «Portal de Belén».

Hermandad Obrera de Acción Católica . HOAC Jaén