LA HOAC DE JAÉN CELEBRA EL 1º DE MAYO CON UN APLUSO AL TRABAJO DECENTE.

LA HOAC DE JAÉN CELEBRA EL 1º DE MAYO CON UN APLUSO AL TRABAJO DECENTE.

Los y las militantes de la HOAC han aplaudido desde sus balcones 4 demandas urgentes para el mundo del trabajo. También han respondido con una cacerolada ante la precariedad y el desempleo:  5 millones de parados en nuestro país. Las 4 reivindicaciones ineludibles son, por un lado, un ingreso mínimo garantizado, el derecho a la prestación por desempleo de las empleadas del hogar y el reconocimiento de ese trabajo del hogar y cuidados; la regularización extraordinaria y urgente de los trabajadores y las trabajadoras sin papeles y, un pacto social que apueste por la centralidad de la persona y el trabajo decente.

Una oración comunitaria a las 11 de la mañana ha impulsado la acción y gesto público de militantes, familiares y amigos de la HOAC que hoy han celebrado el 1º de Mayo con más fuerza que nunca porque les preocupa un futuro sin empleo o con empleo precario para las familias. Con la cacerolada y los aplausos han exigido política y políticas que pongan en el centro de su acción el trabajo decente.

Esa exigencia requiere de una iglesia en salida que acompañe a los trabajadores en general y a los empobrecidos y precarizados en particular para darles la mano y no solo ofrecerles ayuda sino también para ser su voz y reivindicar con ellos sus derechos como personas, su presencia y su puesto preferente en la salida de esta crisis.

Esta reivindicación del 1º de Mayo se llena de sentido porque esta crisis sanitaria viene a golpear de nuevo y más fuertemente si cabe a los más desprotegidos y, para eso hacen falta políticas decentes, ayudas sociales y económicas para trabajadores y trabajadoras. Si el crecimiento económico no se hubiera basado en la creciente desprotección y precariedad laboral, en la pérdida de derechos laborales y en el trasvase brutal de la renta de los trabajadores a la renta del capital ahora estaríamos en mejores condiciones para afrontar esta crisis.

El compromiso de los militantes pasa por acompañar a las familias que sufren el paro y precariedad, denunciar el paro y poner fin a la pobreza; ayudar al cambio de mentalidad para que el trabajo decente sea una lucha colectiva, ayudar al cambio de las instituciones para que pongan en el centro de su acción el trabajo digno y, construir alternativas junto con otros y otras. Se comprometen a proteger la naturaleza, velar por una vida plena y propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas.

Hermandad Obrera de Acción Católica. HOAC. Jaén